Mostrando entradas con la etiqueta recursos de lengua. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta recursos de lengua. Mostrar todas las entradas

jueves, 5 de abril de 2018

Clase de lengua...con contenidos de música!!!

Y seguimos en abril (¡que por fin deja de ser aguas mil!) preparando actividades para el día del libro. Hoy os presento una actividad preciosa que ya os anticipé días atrás, en la que el Departamento de Lengua Española de Yago School junto a la seño bloguera más dicharachera, estamos preparando.


Se trata de un poema de Rubén Darío, “A Margarita Debayle”, en el que participa todo el grupo recitando cada uno un verso. Es por tanto una lectura compartida y dramatizada, puesto que estamos trabajando la expresión oral y corporal, la entonación y el ritmo en el habla. Estos contenidos, junto al desarrollo memorístico que se produce cuando recitamos sin papel, nos permite trabajar en el aula un sinfín de destrezas fundamentales para la vida presente y futura de nuestros alumnos.
Hablar o recitar en público nos hace reflexionar sobre nuestro lenguaje corporal: cómo nos movemos, cómo respiramos, a quién miramos cuando hablamos. Los alumnos rara vez son conscientes de ello, y es paradójico ver cómo algunos de los estudiantes con calificaciones más altas, fallan cuando deben “mostrarse” ante un público. Conectar ideas y exponerlas de manera clara y ordenada, empleando un tono de voz y un lenguaje apropiado al contexto, constituyen la base de toda oratoria. En este caso, no son ellos los que deben conectar ideas, puesto que están recitando un texto ya creado, pero si deben entender qué leen y expresarlo adecuadamente. ¿Suena obvio, verdad? Pues os sorprendería saber el trabajo que les cuesta. Nuevamente, y como ya adelantaba en mi entrada sobre bookcrossing o la caza del libro, me parece fundamental hacer hincapié en la comprensión lectora, elemento básico para evitar el fracaso escolar. Cuando entienden lo que leen, pueden interpretarlo, argumentarlo; en definitiva, sentirlo. Y de eso se trata: de sentir lo que se recita.


Por otro lado, y muy acorde a mi especialidad de música, trabajamos el ritmo del discurso: que sea claro ante todo, ni tan rápido que no se entienda, ni tan lento que resulte tedioso. Deben sentir el pulso interno de las palabras y como éstas se encadenan unas con otras, agrupándose y creando células rítmicas que ayuden a la pronunciación y la comprensión, y cómo no, a expresar el mensaje implícito. Así mismo, trabajamos la entonación, lo que en música denominamos altura (como término relativo a los parámetros del sonido), lo que nos ayudará a expresar con acierto el significado de las palabras.
¿Curioso, verdad? ¿Habíais pensado alguna vez en trabajar aspectos musicales en clase de lengua? No olvidéis que la voz es nuestro instrumento musical, ¡así que todos podemos hacer música hasta cuando hablamos! Viva la transversalidad y los profes que trabajamos en cooperativo!

Y ya para acabar de hacer magia con el poema, los niños lo recitarán con una pieza de piano como acompañamiento. ¡Chulísimo! ¿Queréis saber cuál he elegido? “River flows in you” de Yiruma. ¡Me encanta!

Y como no puedo dejar de agradeceros todas las visitas que habéis hecho en estos poquitos días de vida que tiene el blog, aquí podéis encontrar el archivo con las partituras que toco de esta pieza.
¡Que lo disfrutéis!

"River flows in you"

Hasta la próxima entrada!